Regreso de Illovszky y nuevos títulos

La nueva etapa del Vasas sin Rudolf Illovszky fue irregular y el mejor resultado del equipo en los primeros cinco años fue el tercer puesto. Sin embargo, bajo la dirección del entrenador Lajos Baróti el club volvió a proclamarse campeón de copa tras vencer en la final al Honvéd por 4–3, en un partido que se tuvo que resolver en la prórroga. Así, el club se aseguró participar en la siguiente edición de la Recopa de Europa por primera vez en su historia, pero no pasó de la primera ronda eliminado por el Sunderland sin anotar un solo gol (0–2 y 0–1).
En 1974 Rudolf Illovszky regresó al club tras su paso por la selección húngara y reemplazó a Lajos Baróti. Illovszky volvió a hacer campeón de la liga húngara al Vasas en 1977, tres temporadas después de su vuelta al club. El ariete del equipo, Béla Várady, firmó una espectacular temporada como máximo goleador con 36 goles. Por el contrario, su participación en la Copa de Europa fue decepcionante, ya que fue eliminado en la primera ronda ante el Borussia Mönchengladbach. Tras conseguir el sexto campeonato de liga en la historia del club, Illovszky dejó el Vasas y volvió a intentar una nueva etapa en el extranjero, en el Admira Wacker.
Las actuaciones del Vasas en el campeonato de liga doméstico fueron muy irregulares, en parte por la inestabilidad en los banquillos. El ex futbolista del Vasas Dezső Bundzsák se hizo cargo del equipo y en 1981 logró una copa húngara al vencer en la final al Diósgyőr por un gol a cero. Dos años después, con Kálmán Mészöly, los piros-kék se proclamaron campeones de la Copa Mitropa por séptima vez en su palmarés, el club más exitoso de la historia de esta competición, que se extinguió en 1992. En 1984 se produjo un nuevo regreso de Rudolf Illovszky, con quien el Vasas logró su cuarta copa húngara tras vencer al Ferencváros en la tanda de penaltis en 1986.
Desde que el club se proclamase campeón de la Copa de Hungría, la trayectoria en el fútbol húngaro ha sido muy discreta. Tras varias temporadas alejado de los primeros puestos, Rudolf Illovszky regresó al club por última vez en 1995 para reemplazar al destituido József Verebes, y pudo situar al equipo en el décimo puesto tras una racha de diez partidos invicto. Al final de la temporada fue sustituido por Imre Gellei.
El equipo llegó a la final de copa en 2000, pero perdió ante el MTK Budapest, como ante el Videoton en 2006. Estos fueron los mejores resultados del Vasas tras la caída del comunismo en Hungría. Sin embargo, en la temporada 2001-02 el equipo consumó su descenso a segunda división, pese a que los dos años anteriores había acabado en tercera posición. Con seis victorias en la temporada, el Vasas no jugaría en primera división por primera vez desde 1941. No volvió a la máxima competición nacional hasta 2004-05, donde acabó en 13.ª posición en una liga de 16 equipos. La temporada siguiente el Vasas acabó en penúltimo lugar y sólo le salvo de un nuevo descenso la situación financiera del Ferencváros, cuya grave crisis económica le llevó al descenso administrativo a segunda división.
El Vasas celebró su centenario en 2011 en medio de una grave crisis deportiva y financiera que apenas permitía al equipo situarse por encima de la zona media de la tabla cada año. Sin embargo, el club pudo inaugurar la Vasas Kubala Akadémia, una escuela de fútbol para jóvenes talentos en Budapest. Híd Akvizíciós se hizo con una parte del accionariado del Vasas a principios de 2011, lo que garantizaba, a corto plazo, la viabilidad del club. La temporada 2010-11 acabó en décima posición, pero en la temporada siguiente volvió a descender a segunda división junto al Zalaegerszegi TE.